Inicio Filosofía ¿DE DÓNDE HAN SALIDO LA RELIGIÓN Y LOS MITOS?

¿DE DÓNDE HAN SALIDO LA RELIGIÓN Y LOS MITOS?

1394
0
Compartir

Antes del 600 a.e.c., las respuestas a los grandes misterios de la vida y del universo fueron dadas esencialmente por las religiones. Las explicaciones se hacían en forma de relatos en los que intervenían seres sobrenaturales y sobrehumanos. Se trataba de mitos. Así, las cuestiones que deben ser resueltas por la ciencia o la filosofía, en un principio se las “resolvía” míticamente.

Los mitos

Gracias a los cómics y luego al cine, todo mundo conoce a Thor. En la cultura vikinga, este personaje era quien tenía el protagonismo en Noruega antes de que llegara el cristianismo. Gracias a su martillo, provocaba rayos y truenos. De hecho, la palabra noruega “Torden” (truenos) significa ruidos de Thor. Los vikingos adoraron a este dios porque después de los rayos y truenos (que ellos creían que él provocaba) solía caer la lluvia, ayudando en la agricultura. Por ello Thor también era conocido como el dios de la fertilidad. Y no sólo fue venerado por lo ya mencionado, sino también porque, con su martillo, protegía a quienes le veneraran de fuerzas malignas. La constante lucha entre el bien y el mal era atribuida a los dioses.

Un ejemplo más cercano de mitología es la Inca: Manco Capac y Mama Ocllo, hijos directos del Sol (Inti), fueron enviados para civilizar a la población de salvajes incas y enseñarles a construir y a sembrar. El dios Inti les dio una vara de oro para que busquen la tierra prometida y puedan fundar la ciudad donde construirían su imperio. Este lugar fue el Cusco, quienes los Incas llamaron el ombligo o centro del mundo. Es curioso que lo mismo le hayan llamado otras culturas a sus propias capitales. El origen de la civilización inca, al igual que todas las demás, explicaron su origen así: mediante mitos.

Los ritos

El humano, además de explicaciones, buscaba sentirse especial y protegido. Por ello idearon la manera de interactuar con los dioses mediante ritos, a través de los cuales se les podía pedir apoyo frente a las distintas adversidades que ha pasado el hombre primitivo a lo largo de su historia. El hombre primitivo llegó a actos tan atroces como el sacrificio humano. Los mayas, por ejemplo, sacrificaban a alguien cada día para que el Sol no deje de salir. Pero volviendo a Thor, ¿qué pasaba cuando no llovía? ¿Qué pasaba en general cuando golpeaba la naturaleza con sequías, terremotos u otro tipo de desastre? ¿Será que le pasó algo al martillo de Thor? ¿Será que al dios no le gustaron los sacrificios o los rituales fueron incorrectamente ejecutados? Todo tipo de ingeniosas respuestas se ha inventado el humano para que los mitos sigan teniendo cierto sentido para ellos, pero no dejaban de ser eso: invenciones.

Los griegos y la filosofía

Los griegos tienen una de las mitologías más famosas de la historia. Eran sus dioses, entre ellos Zeus, Hades o Afrodita, entre muchos otros, quienes daban resolución al origen de los fenómenos naturales que en ese entonces eran todo un misterio. Mucha de la mitología griega podemos conocer gracias a las obras de Homero en La Iliada o La Odisea. Sin embargo, en la misma Grecia, aparecieron los primeros hombres que rechazaban las explicaciones míticas. Las personas comenzaron a plantear cómo debería organizarse la sociedad y lo hacían sin recurrir a mitos heredados de sus ancestros y su cultura. Todo quisieron hacerlo basado en la experiencia y la razón.

¿Sirven todavía los mitos y las religiones?

Aquí aparecieron, al rededor del 600 a.e.c. los primeros filósofos y se cambiaron las explicaciones mágicas por las lógicas, el mito por el logos, la creencia sin evidencia por la experiencia. Y se empezó a explicar también la naturaleza desde esta nueva perspectiva. Es entendible que en antiguas épocas de oscuridad, la religión y los mitos hayan tenido algún beneficio para la humanidad, pero ahora en el siglo XXI, después de la aparición y la evolución de la ciencia y la filosofía que le debemos a los griegos, no deberían ser más que un vestigio, un nostálgico recuerdo de cómo empezamos, de nuestros primeros pasos.


Si se te antoja leer La Illiada o La Odisea, puedes descargarlos haciendo clic en las imágenes que dejamos a continuación:

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here